Womuk-agencia-logo

Lo que los pequeños minoristas deben hacer para sobrevivir

Contenido:

El impacto de la crisis generada por la pandemia va mucho más allá de la salud y el bienestar. Con un lapso educativo a la vanguardia con 1.400 millones de estudiantes fuera de la escuela, lo que representa más de 3 de cada 4 niños y jóvenes en todo el mundo, COVID-19 también está poniendo en riesgo la economía global.

El escenario económico es uno de los más afectados por las recomendaciones de distanciamiento. Con la suspensión de actividades comerciales parciales y aglomeraciones, los profesionales autónomos y negocios independientes se vieron severamente afectados. La agilidad, la creatividad y la automatización serán las consignas de esta nueva era de los negocios, y aquellos que cuenten con estos recursos pronto saldrán ganando.

El aislamiento social ha tenido un impacto significativo en el comercio minorista, especialmente para las empresas más pequeñas que dependen en gran medida del tráfico peatonal local y la cultura comunitaria. Según Statistics Canada, las ventas minoristas de ladrillos y morteros cayeron un 26,4% en abril, más del doble de lo que pronosticaron los economistas.

Doug Porter, economista del Banco de Montreal, le dijo a CBC News:

Abril obviamente está consolidando su reputación como el peor mes para la economía canadiense.

Si sumamos este resultado a los de marzo, los números son aún más alarmantes, con una caída del mercado de más de un tercio. Muchos sectores tuvieron caídas históricas, como la ropa y los accesorios que mostraron una caída del 70%, las tiendas de muebles un 51% y los concesionarios de automóviles y vehículos motorizados y repuestos un 44% (Evans, 2020).

Más que en línea, es necesario estar presente con la comunidad local.

Sin duda, las empresas deben acelerar la transformación digital para impulsar la operación en línea y minimizar las pérdidas. Es la demanda actual y probablemente seguirá siendo la nueva normalidad para los consumidores que han tenido que cambiar sus hábitos de consumo.

Los resultados muestran que este cambio fue realizado rápidamente por el minorista canadiense tradicional que adaptó las estrategias de comercio electrónico para permanecer abierto para los negocios. En el entorno virtual, los pequeños minoristas tienen la misma oportunidad de ganar clientes que los grandes nombres del mercado. Las viejas reglas de comunicación y marketing de interrupción no funcionan tan bien como antes. Sería más útil diseñar una presencia en línea sólida, y este campo es gratuito para todos.

Si bien los minoristas experimentan pérdidas históricas y regresan con cautela a la actividad, el mercado digital continúa en auge en Canadá. Según los informes, las ventas en línea se han más que duplicado en abril y ahora representan casi el 10% de todo lo vendido en el país, un récord histórico. Amazon.ca no ingresa números de Statistics Canada porque tiene su operación en los Estados Unidos y se considera extranjero (Evans, 2020).

Una encuesta reciente de Deloitte aclara este cambio en el comportamiento del consumidor. Es probable que alrededor del 52% de los canadienses compren en línea para minimizar el contacto con los demás. Las personas más jóvenes entre 18 y 29 años son las más propensas a acceder al sitio web del minorista en línea, alrededor del 58 %, mientras que las personas de 55 años o más tienen una probabilidad un poco menor de hacerlo, solo el 44 %.

El informe establece que incluso después de la apertura de las tiendas, Canadá seguirá buscando soluciones para reducir el contacto físico. Las estrategias alternativas incluyen experimentar con nuevas tecnologías, como cajeros automáticos, pagos sin contacto, robots de tiendas, entregas a domicilio, experiencias de realidad virtual y más (Deloitte Canada, 2020).

Bruce Winder, autor del nuevo libro Venta al por menor antes, durante y después de COVID-19:

Los minoristas y proveedores se ven obligados a desarrollar capacidades de compra en línea a un ritmo acelerado

Uno de los principales atractivos del eCommerce es precisamente la oportunidad de rápido crecimiento y rapidez en el servicio. Además de la comodidad que se ofrece las 24 horas, los siete días de la semana, los consumidores pueden comprar directamente desde sus teléfonos inteligentes sin levantarse del sofá.

Es posible interactuar con la comunidad en tiempo real, aclarando dudas y resolviendo problemas. La información de Google Trends muestra, por ejemplo, que en abril hubo un aumento de más del 200 % en el interés de los canadienses por buscar el término “comprar en línea”, lo que no sorprende cuando la gente necesita quedarse en casa.

Un plan de marketing GeoTarget para fortalecer la presencia de la marca con la comunidad cercana al establecimiento, con atención a través de mensajes directos en Facebook o WhatsApp, es una solución que acerca la marca a los consumidores locales. Este tipo de relación con los consumidores cercanos es una estrategia que puede ser difícil de manejar para los grandes minoristas, ya que refuerza no solo la compra en línea, sino la posibilidad de una visita física al establecimiento para la recogida en la acera.

El gobierno de Ontario reconoció las dificultades del productor local y el pequeño minorista y, como resultado, lanzó el programa “¡Compre localmente! ¡Compra seguro! ¡Compra con confianza!» campaña que alienta a los residentes de Ontario a apoyar a sus pequeñas empresas locales y comprar de manera segura.

Con esta campaña, el gobierno provincial invirtió más de US$ 150 millones en banda ancha rural para ayudar a las pequeñas empresas a crear y mejorar su presencia en línea (Gobierno de Ontario, 2020). De manera similar, Yellow Pages creó el movimiento «Shop The Neighborhood» para alentar a los canadienses a apoyar y comprar localmente.

Afortunadamente, parece que este tipo de iniciativas empiezan a dar resultados. Según una encuesta de Think With Google realizada en abril, el 60 % de los canadienses utilizó la búsqueda para ver «qué está abierto o cerrado cerca de mí».

Erik Brynjolfsson, director de la Iniciativa MIT sobre Economía Digital, dijo:

Es increíble lo lento que cambian los hábitos, cuando la gente se queda estancada en la rutina de hacer las cosas, y luego tienes un shock como este que puede cambiarlo todo. Obliga a las personas a superar los costos de cambio, descubrir algo nuevo y decir: ‘Oye, esto es mucho mejor. (Timberg, Harwell, Reiley y Bhattarai, 2020).

Los consumidores están cambiando rápidamente sus hábitos de consumo, especialmente los productos que buscan y dónde compran, pero las empresas deben ser igual de rápidas y eficientes para ganar el negocio.

Invertir en soluciones como Google My Business, redes sociales, chatbots y SEO/SEM es crucial para ganar y retener a los consumidores locales. La investigación también muestra que debido a la sobrecarga o cierre de los grandes minoristas durante la pandemia, muchos consumidores han optado por comprar en nuevos lugares.

Según la encuesta de Google/Ipsos realizada en abril, más del 25% de los consumidores dijeron que habían probado una nueva marca o producto debido a la falta de disponibilidad de su marca familiar (Morris, 2020). En el entorno online, los pequeños comercios tienen las mismas posibilidades de conquistar consumidores que las grandes marcas, y esto depende más de la estrategia adoptada que del presupuesto asignado.

La empresa que esté preparada para adaptarse a este nuevo estándar y la creciente demanda en línea puede tomar la delantera en esta era pospandemia si se ejecuta correctamente. Un servicio rápido y asequible con una comunicación en línea transparente y confiable es clave.

A estrategia de marketing digital para el éxito empresarial y una experiencia de usuario de alta calidad debe ser revisado para adaptarse a los tiempos sin precedentes. Habla con un experto o contrata a una agencia que se especialice en comercio electrónico y marketing de medios digitales para que te ayude a seleccionar tu plan de negocios para el éxito a largo plazo.